Usted esta en Home / Info General /

reducir tamaño de letra aumenar tamaño de letra

Descabezan la Escuela de Recursos Humanos en Salud

05/03/2020 | La facultad de Ciencias Médicas de la UNLP se encuentra nuevamente ante una situación de conflicto  por el descabezamiento de la Escuela de Recursos Humanos en Salud (de la cual dependen la carrera de Enfermería, Obstetricia, Nutrición y Técnicas en Prácticas Cardiológicas), por parte del decano Juan Basualdo



Edificio de la EUREHS

   PortalBA-. La facultad de Ciencias Médicas de la UNLP se encuentra nuevamente ante una situación de conflicto  por el descabezamiento de la Escuela de Recursos Humanos en Salud (de la cual dependen la carrera de Enfermería, Obstetricia, Nutrición y Técnicas en Prácticas Cardiológicas), por parte del decano Juan Basualdo.

"Lo que se quiso mostrar como un gesto de jerarquización a fines del 2019 al disolver la EURHES, para que dependiera directamente de la facultad (específicamente de la Secretaría Académica), terminó siendo una medida por parte del Decano para desplazar a Director Nery Fures de dicho lugar, aparentemente por la incomodidad que el decano tiene con el espacio político al que pertenece Nery Fures", afirman fuentes de esa escuela . 

Según describen, "la medida disparó una cantidad enorme de conflictos en cuanto al ingreso 2020 de dichas carreras, así como la falta de orden y planificación del ciclo lectivo". 

Cuentan los docentes que "hay comisiones con hasta 300 estudiantes, que estos andan deambulando por los pasillos y los distintos edificios sin saber donde cursan y que el plantel docente es extremadamente escaso".

Y remarcan que "las diferencias entre la carrera de medicina y el resto de la ex EURHES son muy marcadas en desmedro de éstas últimas, situación que viene de arrastre con la gestión de la agrupación Hoja de Roble y que se ha mantenido con la actual gestión de Basualdo".

La pelea entre Bausualdo y Nery viene desde el arranque cuando Nery planteó de manera insistente la necesidad de la creación de la Licenciatura en Enfermería (idea que contó con el rechazo contundente del decano) y la pelea de Nery por conseguir más docentes para las carreras que dirigía. Más allá de esto, fuentes de la facultad afirman que “El Decano Juan Basualdo tiene un problema de piel con todos aquellos que provengan de extracción peronista y lo hace notar en reiteradas oportunidades". 

Y agregan: "El problema es que los platos rotos los pagan los pobres estudiantes y docentes de carreras tan relegadas".

Carta difundida por la EURHES


CUAL ES LA SITUACION DE LA EX ESCUELA DE RECURSOS HUMANOS DEL EQUIPO DE SALUD (EURHES)

En diciembre pasado culminó un largo periodo de incertidumbre para la Escuela de Recursos Humanos del Equipo de Salud, conocida como la EURHES de la Universidad Nacional de La Plata. Con el voto del Consejo Superior se aprobó el expediente iniciado por el Decano de la Facultad de Ciencias Médicas, Prof. Dr. Juan Basualdo Farjat, con el cual finalizó la existencia de la EURHES y su rica historia de más de 100 años. Aunque muchos lo ignoren, esta Escuela fue precursora a la de medicina. Su origen se remonta a 1910, en que se crea la Escuela de Parteras, que en 1947 se incorpora a la Facultad de Ciencias Médicas. A pesar de estos cambios, la Escuela nunca dejó de formar profesionales obstétricas. 

Muchos de sus estudiantes y, me atrevo a decir, muchos docentes de la Facultad de Ciencias Médicas desconocen la historia de la EURHES, y los fundamentos que llevaron a que deje de existir. Sí lo saben los pocos trabajadores no docentes que desde 2016 cumplían su función en la sede de la Escuela ubicada en Berisso, en el edificio que fuera el Sanatorio de la Carne. Ese lugar es más conocido como “EURHES” que como “Centro de Atención y Formación de la UNLP”, ya que allí también funcionan sedes de las Facultades de Odontología y de Psicología. Mas allá de los nombres, es claro que ese espacio formativo constituye parte de la identidad de Berisso, y su invalorable oportunidad de contar con una sede de la prestigiosa Universidad Nacional de La Plata. 

La formación en enfermería en el antiguo modelo educativo era arancelada, a través de un convenio con una Fundación; y, por otro lado, el Ministerio de Salud de la Provincia de Bs As. sostenía con su financiamiento la Carrera de Enfermería Profesional, con un ingreso muy restrictivo. Asimismo, la Escuela de Obstétricas tenía la misma lógica restrictiva que la del ingreso a la carrera de medicina.  Estas políticas atentaban con los principios básicos de derecho a la educación superior.  En 2007 se cambia el nombre a la Escuela de Obstetricia, pasando a denominarse Escuela de Recursos Humanos del Equipo de Salud, dando cuenta de otro modelo conceptual, que reconoce la salud no solo es un problema de médicos sino de múltiples disciplinas y profesiones. 

En 2012, la EURHES recibe un nuevo impulso, a través de la creación de dos nuevas carreras: la Licenciatura en Nutrición y la Tecnicatura en Prácticas Cardiológicas. Sin embargo, sólo podían acceder a estas carreras quienes no aprobaban el ingreso a la carrera de medicina. 

En 2016, gracias a la nueva Ley de Educación Superior, el ingreso libre e irrestricto alcanzó a las 3  carreras; y con el inicio de la Carrera de Enfermería Profesional, la EURHES comienza su crecimiento exponencial. Hoy más de 4500 estudiantes activos cursan alguna de las 4 carreras de la EURHES. 

En el año 2018 tuve el honor de ser propuesto para presidir la EURHES por un colectivo importante de graduados, el Espacio La Alternativa, como parte de un acuerdo político con la nueva gestión que se iniciaba. Mi extensa trayectoria en el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, y mi antecedente como Director de Capacitación de Profesionales de la Salud, cargo que ejercí durante más de 5 años, avalaba esta nueva posición. 

Mi ámbito de trabajo en el Ministerio de Salud fueron las residencias para profesionales de la salud.  Mi firme convicción sobre la formación multidisciplinaria y en la integración de las profesiones se plasmó en la creación, a partir de ese momento, de las residencias integradas y multidisciplinarias (PRIM) en el primer nivel de atención, además de trabajar en el fortalecimiento de la formación de las tecnicaturas en salud y en las carreras de enfermería. La creación de las residencias para licenciadxs en enfermería fue una novedosa vuelta de tuerca en la jerarquización de la profesión, ofreciendo la misma formación de postgrado a los egresados de las carreras de enfermería y medicina.

Nuestro espacio efectuó una propuesta basada en estos lineamientos, cuyo objetivo fue la recuperación de una Facultad que había quedado alejada de las necesidades de nuestro pueblo, y que fue aceptada por el Sr. Decano. Consideramos de este modo en que se había derrotado un modelo de formación profesional que llevaba más de 25 años, en una Facultad de Ciencias Médicas concebida para unos pocos privilegiados. Ese modelo también expresaba el desinterés por la formación de profesionales de otras carreras del campo de la salud, tales como las que se desarrollaban en la EURHES.
 La situación era muy evidente por varios motivos: en primer lugar, la EURHES nunca contó con un presupuesto acorde a la estructura necesaria para llevar adelante las 4 carreras que allí se dictaban; el plantel docente se encontraba totalmente precarizado, y no accedía a los cargos por los habituales mecanismos de concurso. Peor aún, existía una restricción terriblemente discriminatoria, ya que sólo podían acceder a los cargos de profesores titulares o adjuntos quienes fueran médicos, perpetuando la hegemonía médica. Los profesionales no médicos sólo podían aspirar a llegar a Jefe de Trabajos Prácticos. 

Sin duda que el  desafío  era enorme dado que  la EURHES venia de idas y vueltas en la relación con la Facultad de Ciencias Médicas, con conflictos que incluso tomaron estado público a través de los medios, a tal punto que en 2017 la EURHES dejó de pertenecer a la facultad y pasó a depender directamente de la UNLP. 

Cuando asumí como Director encontré una realidad que poco tenía que ver con una institución universitaria:  carreras sin estructura docente, trabajadores con gran inestabilidad laboral, alto grado de voluntarismo del cuerpo docente y no docente, un ingreso de estudiantes que había superado la capacidad áulica del edificio, planes de carreras diferentes a los aprobados por el Ministerio de Educación, y una planta de 120 docentes nombrados para 96 materias de las 4 carreras, siendo el resto becarios sin ninguna legalidad, ya que no eran parte de los convenios colectivos de derecho laboral. La precariedad era la regla en todos los ámbitos y procesos. La formación académica se encontraba muy lejos de lo que exigen las profesiones de salud, con pocas horas de práctica, y materias dictadas mayoritariamente por ayudantes alumnos que eran estudiantes de medicina.

Sobre esta realidad es que, junto con un equipo de colaboradores, emprendimos la tarea de mejorar no sólo la calidad formativa de estas 4 carreras sino mejorar la permanencia de lxs estudiantes, situación muy compleja en virtud de la realidad social y económica de estos últimos años. 

Al poco tiempo de iniciar la gestión y a partir de los problemas identificados, comencé a tomar contacto con las distintas áreas de la Universidad, municipios y organismos y gremios vinculados con la salud y con el Ministerio de Salud Provincial, a fin de lograr una mayor articulación para la mejora de la calidad educativa y ampliación del campo de las prácticas de cada carrera. 

Lamentablemente, dichas iniciativas no fueron acompañadas por parte de las nuevas autoridades de la Facultad de Ciencias Médicas y fueron limitadas, dando cuenta de un modelo de gestión personalista y alejado del espíritu que convocó a este equipo, que fue generar un modelo superador. No era esto lo que esperábamos de una nueva gestión que, supuestamente, venía a romper con años de autoritarismo.

 Ante los problemas concretos para iniciar las cursadas y el presupuesto escaso, no se contó con el apoyo político necesario para lograr una redistribución de recursos más equitativa para la EURHES con respecto a la carrera de medicina, teniendo en cuenta que son 4 carreras y más de 4000 alumnos.  Esto se evidencia palmariamente al analizar el ingreso 2019: el presupuesto asignado correspondió a 80% para Medicina y el 20% restante para la EURHES.  Otro claro ejemplo de inequidad educativa fue que los estudiantes de medicina tuvieron tutores financiados hasta agosto de 2019, a diferencia de los estudiantes de enfermería y obstetricia que no contaron con este importante acompañamiento. Esto se vio reflejado en los resultados del primer año de las carreras de EURHES, en que hubo un abandono de 40% al primer semestre, que probablemente se hubiera evitado con tutorías adecuadas.  Y es nuestra intención resaltar que Argentina presenta uno de los más bajos niveles de enfermerxs por 10.000 habitantes de Latinoamérica, y una de las peores relaciones medicxs/enfermerxs del mundo. Entonces resulta muy claro donde deberían ponerse los esfuerzos, en pos de mejorar aspectos claves vinculados a la salud pública. 

A pesar de todos los obstáculos, los logros alcanzados en nuestra gestión de la EURHES fueron muchos. Se logró iniciar el Ciclo Académico 2019 con un ingreso de 2984 alumnos.  Gracias al apoyo de la Universidad a través de su Presidencia, la Secretaria Académica y en general, pudimos completar el plantel docente necesario. También no hubiera sido posible iniciar el ciclo lectivo sin las aulas de la sede Karakachoff y del edificio recuperado del Hospital El Dique, que había sido desmantelado por gestiones anteriores.

En el mes de octubre se finalizó la obra programada en el edificio de Berisso que permitió recuperar un piso del mismo, con 2 aulas para más de 160 lugares. 

Se consiguieron 45 cargos de profesores para ir dotando de estructura docente a las 4 carreras, y así poder iniciar el proceso de selección por concursos. 

Se ha mejorado la permanencia y se resolvieron más de 400 egresos de la Licenciatura de Enfermería del convenio con la Fundación para la Enseñanza de la Enfermería (FAPE), que había finalizado en 2016 pero que no había dado respuesta a quienes habían cumplido con los requisitos. 

Se reformuló el plan curricular de enfermería, tanto para la adecuación a la resolución 2721/15 que homologa todas carreras sino también para mejorar las condiciones académicas a fin de iniciar un proceso hacia una acreditación de la licenciatura de enfermería, hecho que el Sr. Decano se opone rotundamente. También se presentó después de un año intenso de trabajo con todo un equipo de pedagogas, docentes, alumnos y el área de educación a distancia de la universidad un plan de enfermería con opción pedagógica a distancia, acordando campos de prácticas en diferentes lugares acreditados. Dicha propuesta elevado a la secretaria académica donde estuvo más  de 6 meses y aun no se ha aprobado.

Se reformuló el plan de licenciatura de obstetricia, incrementando 6 materias de acuerdo con el plan aprobado en el año 2010 y que nunca se puso en práctica. El objetivo fue darle un sentido innovador a esta carrera, adecuándolo a las nuevas incumbencias y dotándolo de una mirada socio-humanística desde una perspectiva de derechos humanos para abordar la salud sexual y reproductiva. Para dicho plan el apoyo del decano con recursos docentes fue casi nulo, ya que no contamos con designaciones de docentes para las nuevas materias, pero se sostuvo gracias a algunas becas otorgadas por la universidad y por los docentes que trabajaron adhonorem ya que sus designaciones estuvieron frenadas durante 10 meses, cuando todo se solicito en tiempo y forma. 

En resumen, como equipo de la EURHES, nuestro compromiso de gestión fue lograr una mayor jerarquización de sus 4 carreras; para ello se presentó al Sr. Decano una propuesta de crear una Secretaria propia que pudiera integrarlas a la Facultad de Ciencias Médicas.

Y aun así, a pesar de estos avances y proyectos, la Escuela ha dejado de existir por iniciativa del Sr. Decano 
Algunos argumentos considerados por el decano fueron “con esta decisión las carreras dejan de depender de una escuelita”. “Se van a jerarquizar pasando a ser dependientes de la Facultad de Ciencias Médicas”. Argumentos difíciles de entender, porque desde 1947 la EURHES siempre perteneció a esta Facultad -salvo un pequeño periodo de 15 meses que por cuestiones políticas pasó a depender de la UNLP-. Se ha esgrimido que el nombre “Escuela” no era adecuado para el nivel universitario. Recordemos que hay Escuelas Universitarias de sobrado prestigio, tal como Escuela de Medicina de Harvard. 

Una escuela no se desprestigia por su nombre, sino por el contenido académico, por su estructura para dictar las materias y por el compromiso de sus trabajadores, sean docentes y no docentes, y por los alumnos, los verdaderos protagonistas y objeto de nuestra existencia. 

También quiero expresar mi desagrado por no haber sido consultado y/o comunicado de forma directa y fehaciente sobre esta decisión tan relevante, siendo yo el Director de la EURHES, enterándome cuando el expediente ya se encontraba en discusión en las comisiones del consejo directivo. Esta forma de conducirse trasunta descortesía e irrespetuosidad, que no se condicen con las normas mínimas de la vida laboral y universitaria. 

Se ha dicho que la decisión sobre la EURHES se encontraba relacionada con la integración las carreras para formar equipos de salud, concepto en que concordamos. Pero el argumento esgrimido por el decanato no se sostiene, dado que ya se llevan 2 años con cursos diferenciados de ingreso: los estudiantes de medicina en un ámbito, los estudiantes de la EURHES en otro. ¿Qué mejor oportunidad para fusionar a todos los ingresantes de las carreras de las Ciencias de la Salud que el curso de ingreso, en que deben dictarse conocimientos transversales? ¿Qué mejor momento para estimular la interacción entre los estudiantes de todas las carreras, como primer paso para la conformación de los equipos multidisciplinarios que la práctica de las profesiones de la salud requiere en el siglo XXI?.

Pero lo más inexplicable es que se modificó el proyecto original. El edificio donado por el municipio a la Universidad debía ofrecer a la comunidad carreras relacionadas con la salud de la población de Berisso, además de una oferta docente-asistencial. Nuestra gestión había cumplido con este objetivo: se habilitó un consultorio de vacunación para los estudiantes, pero también para la población. Se encontraba previsto realizar electrocardiogramas gratuitos para articular con los centros de salud. Se puso en marcha un consultorio de Consejerías en Salud sexual y Reproductiva para dar cumplir con la ley 25673 con una oferta concreta para lxs estudiantes, y extendido a la población. La Carrera de Nutrición ha participado en proyectos de extensión con Jardines y Escuelas de Berisso, y estaba previsto inaugurar este año un Consultorio de Nutrición. La Carrera de Enfermería planeaba instalar un consultorio de prácticas para la atención de la demanda de la población. 

La decisión del Sr Decano, a posteriori de la eliminación de la EURHES, fue separar las carreras en distintos edificios. El edificio actual ya resultaba pequeño para sostener las cursadas con 4000 alumnos, pero contribuía a la integración. Se disponía de un laboratorio de anatomía, donde interactuaban las 4 carreras; se encontraba previsto en el salón inaugurado del 6to piso un lugar de encuentro de actividades comunes interdisciplinarias. En nuestro criterio, podría haberse implementado alguna solución edilicia que no perdiera el espíritu integrador.

La EURHES presentaba una organización departamental, donde los docentes compartían espacios comunes para las 4 carreras. Este modelo era innovador ya que responde a la lógica de trayectos curriculares, entendiendo que las carreras de la salud pertenecen a un campo común. Esta área de conocimiento implica una mirada multidimensional e interdisciplinaria teniendo en cuenta la formación sociohumanística, enfocada hacia el trabajo en equipo en una estrategia de atención primaria de la salud. Este modelo además optimiza los recursos, o sea es mucho más eficiente. El modelo propuesto actualmente es separar las carreras en distintas sedes, sin vínculos entre sí, y retornar al modelo de la cátedra que termina generalmente con una visión aislada y unipersonal del Profesor Titular que se define en los concursos pero que no interactúa con otros en un campo interdisciplinario. Este modelo además requiere de muchos más cargos docentes, justamente porque separa. 

Ante toda esta situación creemos que la ya EX-EURHES hoy se encuentra sumida en una mayor incertidumbre que cuando se votó el proyecto en la Facultad en el mes de julio. Porque en ese momento se habló de una estructura de coordinación, para mantener el modelo integrador e interdisciplinario que la caracterizó. Hoy, los alumnos no saben a quien dirigirse, no tienen respuestas a sus miles de dudas. Las aulas no alcanzan para garantizar las cursadas por el incremento de alumnos en años superiores. Los docentes siguen precarizados con becas que cada vez son de menor monto y no se reemplazan por cargos docentes. 

Toda una estructura de miles de alumnos, docentes y no docentes pasaron a la responsabilidad directa del Secretario Académico de la Facultad de Ciencias Médicas, que ha mostrado desinterés o falta de compromiso hacia todas las carreras de la EURHES en todo el proceso, además de la falta de contundencia para resolver cuestiones de la carrera de medicina. ¡A su ámbito se le agrega prácticamente otra Facultad! Los Coordinadores de las Carreras no reciben respuestas a las necesidades. Se plantea disminuir las horas de cursadas, afectando la calidad formativa ante la falta de aulas y docentes. 

Hoy en día la desigualdad es manifiesta. La Carrera de Medicina presentará sus problemas, pero posee una estructura docente, una capacidad áulica y un financiamiento que es capaz de resolver las dificultades; las 4 carreras de la EX-EURHES se encuentran a la deriva.  

Creímos que esta resolución tenía que ver con igualar derechos, pero la realidad demuestra que no es así. En toda decisión de gestión subyace una decisión política y con ésta, una ideología. Nosotros, como colectivo de docentes, no docentes y estudiantes aspiramos a que todxs lxs estudiantes de las carreras de la EX-EURHES, tan necesarias en el campo de la Salud Publica, tengan las mismas posibilidades que la carrera de medicina. La educación superior es un derecho y como tal nuestra obligación como institución es garantizar la misma calidad formativa en toda la universidad. 
                                                                                                                                    
* Nery Fures: Ex director de la EURHES. Prof. Adjunto interino cátedra de Salud Pública. Ex Subsecretario de Atención de la salud de la Provincia de Bs. As. Ex Director de Capacitación de profesionales de la salud del Ministerio de salud de la provincia de Bs. As. Ex Director de la Región Sanitaria 11.  Director Científico de la Revista Epidemiologia y Salud.


reducir tamaño de letra aumentar tamaño de letra Tamaño de letra  Imprimir Enviar noticia