Usted esta en Home / Info General /

reducir tamaño de letra aumenar tamaño de letra

Batas blancas visten las calles platenses

14/07/2020 | La provincia de Buenos Aires avanza en su embestida contra médicos platenses, el titular del IOMA, Homero Giles, advirtió que "si los médicos no quieren atender por la obra social bonaerense, que pidan la baja y buscaremos otros"



Axel Kicillof

   PortalBA-. El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, dobla la apuesta para desintegrar a la Agremiación Medica Platense (AMP). Ahora el titular del IOMA, Homero Giles, a advertir que "si los médicos no quieren atender por la obra social bonaerense, que pidan la baja y buscaremos otros", declaraciones que no pueden no contar con la venia del mandatario provincial.

¿Queda abierta la posibilidad de la llegada de médicos cubanos a La Plata y la región?, es un interrogante que nace y que desde los médicos no descartan, aunque aseguran que, al ser declarada zona de conflicto la región, esa posibilidad quedaría descartada. Pero a no olvidarse que una emergencia sanitaria es la excusa perfecta para cualquier decisión.

No hace mucho, esa idea rondó en los pasillos del ministerio de Salud bonaerense.

De esta manera, Giles, el “médico militante”, como el mismo se define en sus redes sociales, arroja otro bidonazo de nafta a la “inesperada” declaración de guerra a los médicos platenses, tal vez cimentada en su ideología, la cual pesa sobre los graves penares y la abismal incertidumbre que produce la pandemia del COVID-19.

Algunos oficialistas, tal vez más realistas del momento y conocedores de la idiosincrasia bonaerense, y la platense en particular, en voz baja afirman que “innecesariamente comenzamos esta batalla, no era el momento para esto”. 
Y aunque no se animan a afirmarlo públicamente, saben que al directorio de IOMA le falta "altura moral" para hacer acusaciones a la AMP.

Es que el propio Directorio es salpicado por denuncias de corrupción hoy en proceso en la Justicia. De hecho, el Sindicato Único de Profesionales, Técnicos y Trabajadores del IOMA han advertido que aún siguen en funciones en puestos clave los funcionarios denunciados y hoy investigados. 

Sin embargo, días atrás, el IOMA decidió dar de baja el acuerdo con la AMP por haber registrado que 12 médicos, sobre un padrón de casi 5.000 profesionales que tiene la ciudad de La Plata, incurrieron en una “supuesta” estafa –es decir aún no comprobada, de acuerdo a un comunicado propio de la obra social-, que al momento de facturar la obra social los acusa de presentar facturaciones por prestaciones no realizadas, planillas con firmas falsificadas de afiliadas y afiliados que nunca asistieron a una consulta médica.

Y en esa denuncia penal también "curiosamente" acusaron a la AMP cuando ésta se encontraba en pleno reclamos de pagos atrasados y de la actualización del nomenclador. Es importante destacar además que los médicos platenses son a los que IOMA le paga menos por sus honorarios en comparación con el resto de los profesionales bonaerenses.

Desde la AMP sostienen "con los papeles en la mano" que a ellos “no les corresponde la función de auditoría” y que eso “corre por cuenta de IOMA” con lo cual se deslinda de esa responsabilidad.

Por el contrario, auditores médicos de la Obra Social en off le dan la razón a la AMP y hasta afirman que "el artículo 39 del convenio es sólo aplicable en casos de extrema gravedad y que la denuncia realizada no lo es, por lo que detrás de la ruptura unilateral es evidente que hay otra cosa que se quiere hacer y que era imposible hacerla con el convenio vigente".

Homero Giles, medico recibido en Cuba, calificó a la decisión de los galenos como una “extorsión corporativa”, y que de continuar esta actitud por parte de los médicos “voy a tener que tener otra conducta” y que podría empezar “a registrar médicos directamente porque no puedo exponer a mis afiliados. No vamos a jugar con la vida de nuestros afiliados”.

Lo que Giles no contempló es el espíritu de libre elección arraigado en los afiliados y que esa libre elección se garantiza con convenios firmados con las entidades gremiales profesionales.

Giles no entiende lo que en la calle y hogares ya se dice con fuerza: "La Plata no es Cuba y los platenses no somos cubanos".

Al momento, el único apoyo que recibió el gobierno de Kicillof en esta cruzada, fue por parte del titular de la Clínica de la Comunidad de Ensenada, Juan Manuel De Rosa, militante de Quebracho y médico personal de Hebe de Bonafini, y del sindicalista de UPCN, Carlos Quintana, quien tiene a sus delegados gremiales, y a quienes responden a éstos, en puestos jerárquicos desde hace casi cuatro décadas en la obra social bonaerense, la de todas y todos.

Quintana cuestionó las movilizaciones de los médicos al decir que “no se entienden las actitudes de agresividad”, justamente un sindicalista se muestra crítico de las movilizaciones sociales, las cuales son instrumentos para reclamar o luchar por derechos. 

Parece que, en este caso, para UPCN -dicho sea de paso, también integra el directorio del IOMA y además responderían a Quintana otros dos directores- la movilización de los médicos es de mínima “cuestionada”. 

Por el contrario, el resto de la comunidad científica y médica se formó detrás de los médicos agremiados a la AMP. Hasta viejas disputas se dejan hoy a un lado entre las entidades médicas y las entidades que nuclean a sanatorios, clínicas y hospitales privados. Los une el espanto. Pero también están cansados de ver al jefe de UPCN como quien mueve los hilos desde hace décadas en cada puesto de poder del IOMA.

En tanto, afiliados autoconvocados del IOMA se manifestaron en las calles de la capital bonaerense, marchando a la sede central del Instituto para repudiar las acciones tomadas desde el gobierno.

Kicillof debería tomar nota de que son las primeras marchas en su contra y que podrían multiplicarse si las asociaciones médicas nucleadas en la Federación Médica de la Provincia de Buenos Aires (FEMEBA) sienten que serán las próximas víctimas de la Casa de Gobierno, el Ministerio de Salud y el IOMA.

¿Le interesa a Kicillof el IOMA como su obra social y la de su familia al tener que ser afiliado como el resto de los empleados públicos bonaerenses, maestros y policías, entre otros "laburantes"?.

La respuesta es no, dado que el gobernador Kicillof se encuentra lejos de dar el ejemplo, al optar por una "prepaga" en lugar de afiliarse al IOMA

Pero no es el único: tal como el caso del gobernador Kicillof hay otros funcionarios del gabinete provincial como el ministro de Desarrollo Social, Andrés Larroque y la Vicegobernadora Verónica Magario que no tienen el alta en el IOMA.

Por otra parte, y en busca de soluciones para los casi 300.000 afiliados de la obra social bonaerense, el Defensor del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, Guido Lorenzino, convocó al “diálogo” entre el Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA) y la Agremiación Médica Platense (AMP), será este jueves a las 11 horas en la sede de la Defensoría.

Antes de que Giles y sus funcionarios entren a esa reunión será ético que recuerden que, históricamente, IOMA estuvo enredada en conflictos legales, de corrupción y denuncias de abandono de persona. Tal es el caso de la ex jueza Penal de La Plata Patricia De la Serna, quien en abril de este año denunció a Giles por “actos preparatorios de homicidio, desobediencia e incumplimiento de los deberes de funcionario público”. 

A De la Serna la obra social le cortó la entrega de medicamentos oncológicos para su enfermedad, y el juez en lo Contencioso Administrativo de La Plata, Juan Francisco Terrier, falló a su favor. Al día de la fecha la situación sigue igual. 

Este es solo uno de los tantos casos en que la obra social bonaerense no está del lado de quien lo necesita, así se puede leer en los cientos de comentarios que los afiliados y afiliadas realizan en las redes sociales oficiales del Instituto, donde descargan sus problemáticas a la espera de soluciones que no llegan.

La obra social bonaerense es una de las más importantes a nivel nacional, fundada en 1.957, posee unos 2,6 millones de afiliados y en la ciudad de La Plata esa cifra es de unas 300.000 personas. Con un presupuesto que, en 2019, superó los 53 mil millones de pesos

Mientras tanto el conflicto se empieza a nacionalizar en los medios, algo que en algún momento llegará a oídos del Presidente Alberto Fernández, quien, en plena crisis sanitaria, tendría que lidiar con la guerra de las batas blancas, una nueva grieta que no figuraba en el horizonte del gobierno nacional.


reducir tamaño de letra aumentar tamaño de letra Tamaño de letra  Imprimir Enviar noticia