Usted esta en Home / Info General /

reducir tamaño de letra aumenar tamaño de letra

Delito de phishing

05/03/2021 | Se dictó un fallo en una causa de estafa bajo la modalidad “phishing”. “Establece que la relación entre el banco y el cliente es una Relación de Consumo por lo que fija un precedente judicial para que las causas se rijan por la Ley 24.240 de derechos del consumidor”



Pishing

    PortalBA-. Aunque tomó estado público a posterior, con fecha 23 de febrero la Sala III de la Cámara Segunda en lo Civil y Comercial de La Plata, con el voto de los jueces Marta Larumbe y Andrés Soto, dictó un fallo en una causa de estafa bajo la modalidad “phishing”, que si bien sigue la línea trazada desde agosto por la Cámara de Apelaciones de La Plata al confirmar la cautelar para que el Banco no le cobre el crédito a la víctima hasta que se dicte sentencia, agrega dos elementos innovadores en materia derecho del consumidor. El primero es que califica la relación entre el cliente y el banco como “un contrato de consumo, de modo que los principios de protección del consumidor que dicta la Ley 24.240 guiarán la apreciación del caso”. Y el segundo es que a la medida cautelar dada en primera instancia se le debía pedir prorroga, por lo que a criterio de la instancia superior esta medida cautelar ahora vencerá tras dilucidarse la cuestión de fondo. 

El nuevo criterio de la Cámara fue fijado en la causa: “VALLEJOS LORENA CAROLINA C/ BANCO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES S/ NULIDAD DE CONTRATO”, que ventila uno de los cientos casos de “phishing” que se dirimen en la Justicia, en los que a las víctimas se los obliga a pagar créditos otorgados por las entidades bancarias a los estafadores, quienes accedieron en segundos a sus cuentas. 

El abogado patrocinante, Marcelo Szelagowski, subrayó que “en el Departamento Judicial La Plata se encuentra definitivamente consolidada  la protección al más débil en materia de ‘phishing’ sobre todo cuando la víctima es titular de una cuenta sueldo o cliente cautivo del banco, porque su empleador le ha abierto una cuenta en tal institución sin su intervención o derecho a opción”. 

Szelagowski agregó que “No hay dudas que nos encontramos frente a una relación de consumo regida por la Ley 24.240 que pese a la gran cantidad de fallos que lo ratificaron increíblemente los bancos lo siguen negando y siguen sin creer en sus clientes. Cada fallo de nuestra Cámara en esta materia, ha protegido a la víctima reconociendo de una vez por todas que el cliente es la parte débil de la relación desde la imposición de intereses a que lo obligan a tener productos que no ha solicitado; sin duda todo es muestra del aggiornamiento de nuestra Justicia local en materia de derecho del Consumidor”.

Al respecto, la Cámara receptó el criterio Fiscal en cuanto a la  inseguridad de las operaciones bancarias y dijo: “…esta sala coincide con lo dictaminado por el Sr. Fiscal de Cámaras en tanto expresa: ... que el sistema adoptado por la institución bancaria permita en 24 horas obtener una clave, contraer préstamos, transferirlo a cuentas no vinculadas y con las que antes no se han efectuado transacciones, requerir adelantos y extraerlo todo en forma no presencial, a criterio del dicente no constituye un sistema seguro."

Finalmente se destaca la gran proliferación de “phishing” y que el cliente es la parte “más débil” en la utilización de un sistema creado por el banco: “…al momento de esta resolución es un hecho notorio en nuestra comunidad la existencia de numerosas situaciones en las que los clientes bancarios demandan por haber sido sujetos pasivos de una maniobra fraudulenta y, como consecuencia, perjudicados por la obtención de préstamos y anticipos de los que han resultado beneficiarias terceras personas y que alegan que no han solicitado. Asimismo, a esta altura del desarrollo de las contrataciones, no cabe duda de que nos encontramos frente a un contrato de consumo, de modo que los principios de protección del consumidor guiarán la apreciación del caso. En tal sentido, la parte más débil de la relación es la aquí actora en tanto destinataria de la utilización de un sistema diseñado por la entidad bancaria, sobre quien pesa el despliegue de todas las salvaguardas que doten de confiabilidad al mismo para su operación electrónica o digital (cajeros automáticos).”


reducir tamaño de letra aumentar tamaño de letra Tamaño de letra  Imprimir Enviar noticia